Nonsense

El otro día estuve comiendo con un amigo, programador de front. Estuvimos hablando de todo un poco, de su situación en el trabajo. Sus sensaciones reflejaban en cierta medida las mías propias y, he estado pensando, las de unos cuantos comentarios que me llegan de diferentes orígenes. Quizá, podría pensarse, es esa “JavaScript fatigue” de la que hablan algunos, pero empiezo a pensar que va un poco más allá.

Desde hace ya tiempo he venido pensando esto. No es tanto el problema de que la comunidad o la industria o lo que sea, vaya corriendo persiguiendo ese Eldorado framework. No es tanto el cansancio de tener que ir corriendo detrás, porque de un año para otro X pasa de moda y lo que ahora se lleva es X'. No. No es realmente ese cansancio de quedarse sin aliento por tanto correr, porque algunos, por suerte o por desgracia, hemos conseguido no tener que ir corriendo detrás de nada.

Pero ahora llega una especie de segunda fatiga. Es el cansancio de ver a todos esos corriendo, pero no porque canse verles correr sino porque van corriendo de un lado a otro, sin orden, sin dirección, en un movimiento browniano. Como diría alguien que conozco, porque van corriendo como pollos sin cabeza.

Ahí está. Ese es el problema real. Correr puede ser cansado, pero cuando finalmente llegas a algún sitio, a algún objetivo, entonces puedes pensar que ha merecido la pena. Pero cuando no hay destino, cuando cada uno corre hacia un lado diferente, chocando, cambiando de rumbo sin orden aparente, entonces ya no es el cansancio el que nos invade, sino la desilusión.

Personalmente a veces me invade un cierto temor de que, quizá debido a la prevalencia de la web como plataforma, esto esté invadiendo otras áreas, no sólo front. O quizá que, en el fondo, esto mismo ya pasa en cualquier parte y que todo el desarrollo de software es así. A lo mejor incluso va más allá del software, y es todo el planeta el que sigue siendo una tierra de confusión.