Nonsense

A una cierta hora del día, es relativamente fácil coincidir en el autobús con alguien que va o vuelve de un funeral. Antes, cuando cogía el que pasa junto al tanatorio, me encontraba con bastantes personas que bajaban allí.

Y es curioso a veces oír a una persona mayor cómo habla de estas cosas. Hoy una mujer comentaba por teléfono en voz suficientemente alta como para que me llamara la atención varios metros más allá. Y me llamaba la atención porque no se lamentaba de la pérdida de quien fuera que hubiera muerto, sino que comentaba con incluso cierta alegría cómo se había encontrado con varias personas a las que “hacía un montón de tiempo que no nos veíamos”.

No tengo mucha idea y quizá sea mucho aventurar por mi parte pero creo que llegada una cierta edad asumes la muerte con más normalidad y te preocupas menos de lamentarte por algo que es natural y más por aprovechar esos momentos para, por ejemplo, volver a ver a personas a quien quizá no tienes muchas más ocasiones de ver.

Sea correcta o no mi percepción, me parece una buena manera de ver las cosas.