Nonsense

Me entristezco, un poco -no mucho porque el NCC-3 no me lo permite, claro-, cuando veo algunas cosas básicas, fundamentales, del mundo en general.

Estaba pensando -mientras no miraba nadie, por si acaso- en las discusiones que veo a mi alrededor. Así, en el mundo en general. Y pensaba un poco en discusiones, debates, en guerras de información y de desinformación, pensaba en quejas, protestas, en discriminaciones y agravios, reales o no. Pensaba en amplificadores web-direccionales, que lamentablemente son eso, amplificadores, que sólo incrementan el volumen y eso siempre lleva asociado una inevitable distorsión ya además sólo conduce a que todos incrementen sus volúmenes y lo único que se haga sea gritar y gritar y gritar llevándonos a una cacofonía en la que hablar es prácticamente imposible.

Pero lo que realmente estaba pensando no era exactamente esto, sino el tan pobre nivel de conversación/debate/discusión, que tenemos. No se sabe hablar. No se sabe mantener una discusión o un debate. Quizá nunca se ha sabido y no digo nada nuevo, claro. Lo que sé es que, claramente ahora no se sabe hacer. Nadie escucha a nadie. Escuchar, no oír, que por lo menos la educación de dejar al otro que termine aún hay quien la respeta a veces. Pero ¿escuchar? ¿“Prestar atención a lo que se oye.”, que dice el DRAE? ¿Hay alguien aún que lo haga? Parece, y si me equivoco en mi impresión espero que alguien me alegre el día corrigiéndome, que lo único que se sabe hacer ya es polarizar cualquier conversación y convertirla en un ejercicio de reafirmar la propia posición y de tratar de imponerla al otro.

Y está ocurriendo ya a cualquier nivel, por cualquier tema, en cualquier ámbito. De entrada, casi nadie se preocupa por entender qué ha dicho el otro o por qué lo ha dicho; el primer paso es atacar lo que sea que haya dicho, sin más. Y a partir de ahí, todo se limita a ignorar cualquier argumento del otro e insistir en los nuestros. ¿Realmente nos hemos vuelto tan primitivos? No, no es exactamente primitivo, no. De algún modo tiene cierta sofisticación porque también los meta-argumentos sobre la forma de discutir se han vuelto armas de agresión. Resulta todo cada vez más penoso.

Oh, en fin, mejor dejo de pensar. En el fondo, ¿qué sabré yo, si apenas hablo ya con casi nadie xD?