Nonsense

Altavoces metafóricos, claro. Que yo tengo unos JBL bastante majos pero más allá de que suenan bien no tengo idea como para hablar de temas de sonido xD

Voces

Hace un rato alguien publicaba en reddit un enlace a algo que había escrito sobre “pintar trazados mediante composición de círculos que giran”. Vamos, una descomposición de Fourier. Y escribía un poco de historia, de cómo Fourier descomponía vectores como sumas de círculos que giran, y que su trabajo no tenía nada que ver con análisis de señal.

En otro lugar otra persona publica un reloj de agujas hecho en JavaScript con un código terrible. Es parte, dice, de un libro que está escribiendo. Su tercer libro. Hace tres años esta persona enviaba sus propios videos con cuentas falsas como si no fuera él mismo para hacerse ver más.

Ayer escuché un rato de un podcast, lo que aguanté. Entrevistaban a algunas personas que trabajan en desarrollo en front. Supuse, no sé por qué, que trataría sobre desarrollo. Pero, como ocurre tantas veces, trataba de las personas entrevistadas, de sus anécdotas, chascarrillos privados, ocurrencias… Lo escuché un rato por eso, porque es esa gente que “se hace ver” en podcasts, conferencias, grupos, etc.

Podría elegir casi cualquiera de las conferencias con algo de publicidad en España y el resultado sería parecido: Los mismos ponentes, las mismas historias y charlas demasiadas veces más llenas de anécdota que de experiencia. Hay una ocurriendo ahora mismo, seguramente, y su contenido será igual que el de cualquier otra.

También están los “grupos de interés especial”, que reivindican defensa, tratamiento o acciones que favorezcan a determinado colectivo. Nada particularmente en contra de esto, claro. Salvo que muchos no sean capaces de reconocer que favorecer a unos a veces se convierte en desfavorecer a otros.

Todas estas situaciones tienen una detalle en común: el metafórico altavoz del que hablaba al inicio.

Volumen

En un mundo de discusión, donde tratamos de resolver las cosas hablando, parece razonable ver como algo bueno, algo democratizador que cualquiera tenga acceso a ese altavoz metafórico. Es, como mínimo, dar una oportunidad de ser oídos a quienes de otro modo quizá lo tuvieran más difícil. Es, también, una oportunidad de poder escuchar voces que podrían haber quedado calladas.

Sin embargo, creo que tenemos un problema. Adoro a Calvin y a Hobbes, vaya por delante. No sólo a los personajes, sino la propia tira; ese retrato preciso de tantos comportamientos humanos desde una perspectiva sincera y encantadoramente ingenua en ocasiones.

 Go for volume

Creo… Temo, más bien, que como sociedad estamos caminando claramente hacia unos comportamientos tristemente mucho menos sinceros e ingenuos y mucho más egoístas y falsos. Y una de las cosas que más ayuda a esto es el volumen de los altavoces.

Idealmente, la posibilidad de escuchar más voces podríamos esperar ingenuamente, o al menos desearlo, que nos llevara a que se escucharan más las voces más interesantes, aquellas que más aportan. Pero sabemos bien que lo que ocurre es que sólo nos lleva a una horrible cacofonía en la que las que destacan son las voces que, dejando a un lado la razón, prefieren apoyarse en el volumen.

I haven't got the will to try and fight against a new tomorrow

Self Control, esto es lo que nos falta. Hemos repartido estos altavoces democráticos, pero los hemos dejado sin instrucciones, sin explicar que para que todo esto funcione tenemos que hacer un uso responsable.

En el fondo, el problema no es nuevo. Por una parte la mayoría no sabe discutir, por otra parte, se cae continuamente en los comportamientos egoístas, no sólo anteponiendo siempre las necesidades particulares y personales a cualquier necesidad colectiva sino incluso olvidando por completo siquiera el ejercicio de intentar entender otras perspectivas.

Y ahí es donde está el origen del asunto. Cada uno tirando siempre hacia lo suyo. Nunca buscando nada que vaya más allá. Nunca considerando que otras perspectivas puedan, como mínimo, tener algo que aportar. Y así se termina pisando cualquier otra cosa. Y peor, bajo la pretensión de estar defendiendo algo que estaba siendo pisado.

Un ciclo sin fin, un círculo sin salida.