Tinselcity

El otro día comprendí lo mal que he estado haciendo todo, desde hace años, en el tema del salario.

Yo nunca he dado demasiada importancia al sueldo. La verdad es que tengo pocos gastos y con tener suficiente para vivir, siempre me he sentido razonablemente contento.

Recuerdo cuando hace ahora 19 años y un par de meses fui a hacer una entrevista a una oficina en un bajo de una casa de la calle Orense. Estuve un rato hablando con mi futuro jefe, sin duda uno de los mejores -si no el mejor- jefes que he tenido nunca. Recuerdo que según hablábamos yo cada vez me veía peor, poniendo más excusas… “No, bueno, VisualBasic no he usado nunca pero he usado Delphi; no debería ser más difícil, ¿no?”. Y a la vez él me ayudaba a excusarme: “Sí, de sobra, eso no me preocupa.” Hasta que, llegando al final de la entrevista, me dice: “Lo que sí me preocupa es una cosa… Mira, has puesto aquí en pretensiones económicas…”. Oh, oh. ¿He pedido demasiado? “…Yo quiero contratarte”, - me dijo. “Y esto que has puesto es demasiado bajo. Si ven esto más arriba, van a decir que no te contratan. Así que, si te parece, me vuelves a enviar el mail poniendo…” Y subimos un 50% la cifra. Un 50%. 8-O

Mal desde (casi) el principio xD

Después he tenido más momentos extraños con el sueldo a lo largo de los años. En el último trabajo entré aceptando una oferta por debajo de lo que había pedido. No un 50% por debajo, pero sí una cifra que yo mismo sabía que estaba sustancialmente por debajo de lo que podía ganar en otros sitios. A cambio, además de que me interesara el trabajo por otros motivos, me prometieron una subida después de un año. Y yo, como el ingenuo que soy, me lo creí. (Consejo: Nunca contéis con este tipo de promesas. Puede que os suban, sí, pero nunca contéis con que será así a la hora de evaluar si os interesa).

No solo no me subieron al año. No mucho tiempo antes de que me echaran, me enteré de que otros, en un puesto similar al mío, estaban cobrando un 50% más que yo.

Recuerdo también una ocasión en que puse un anuncio patrocinando una newsletter y, asustado por si acaso parecía que pedía demasiado, bajé de nuevo por debajo de lo que estaba cobrando en ese momento. Y el autor del boletín me dio su visto bueno: “Sí, yo creo que para tu nivel eso es razonable.” Y yo no lo pensé más. No pensé tampoco que ya estaba cobrando por debajo de lo que sabía que debía cobrar, así que pedir incluso menos no parecía una jugada muy buena.

El otro día me encontré con un chico que conocí hace unos años. Coincidimos en un evento y estuvimos hablando un rato de cómo nos habían ido las cosas desde la última vez que nos habíamos visto. Es un tipo majo1), es bueno, y siempre he tenido buena impresión de él. Así que no me sorprendió que me contara que le había ido bien. Bueno, había intentado cosas y no todas habían salido bien, pero la experiencia había sido positiva en su conjunto. En un momento dado me dijo: “Yo ya no pido nunca por debajo de X”. X era alrededor de un 30-40% más de lo que he estado pidiendo las últimas veces que me han preguntado.

Y bien por él, eh. Lo vale; no lo dudo ni por un momento. Pero entonces cuando me pregunté cuánto valgo yo.

La verdad, no tengo ni idea. Y desde luego no creo que sea un buen planteamiento pensarlo como “pues si él vale X yo debería valer Y”, “si aquellos valían un 50%, yo debería valer…”. Pero por otro lado, alguna vez me he parado a observar qué hago yo… bueno, qué hacía yo en un trabajo, qué aportaba y cuánto podía valer eso. Y no sé, en serio, no soy bueno poniendo una cifra a eso. Pero si realmente hiciera esa comparación…

En fin, esto, de todos modos, no trata sobre lo que yo valga o deje de valer, lo que yo pida o lo que me ofrezcan. Todo este pensamiento en realidad es para dejar aquí dos consejos:

  • Nunca pienses que lo que cobra alguien representa lo que vale. El valor de las personas no es una cifra, y mucho menos una cifra de dinero.
  • Pero a la vez, no tengas nunca reparo en pedir tanto sueldo como creas que es justo. No necesitas compararte con otros, pero si crees que es justo pedir un salario mayor, no lo dudes por un momento y pídelo. No dejes que lo que diga otro, que las excusas que te den, que “la situación del mercado”, que esa “cosa” que está siempre tan mal, te digan lo que debes o no debes cobrar.

(Aunque ten en cuenta también que estos consejos te los da alguien que acaba de decir que, aparentemente, nunca ha sabido pedir el salario correcto xD)

1)
Y no solo porque me dijera que todo lo que sé de JavaScript te lo debo a ti xD No, realmente es un buen tipo y me cae bien