Tinselcity

En el autobús

Todos los días voy y vuelvo en un par de autobuses. Generalmente voy leyendo o pensando en mis cosas, pero de vez en cuando, justo delante de mi o a mi lado, algunas personas se ponen a hablar a buen volumen. Lo que sigue son fragmentos de algunas de esas conversaciones.


3 chicas de 15-16 años. Empiezan hablando de que a una le han castigado sus padres.

Pues yo estaba hablando mi padre y me dice “Bueno, tú sabes que cualquier problema que tengas o cualquier preocupación, puedes hablar con nosotros, ¿verdad?” y yo me quedo pensando “¿y si me quedo embarazada?”.
Joder, pero no le dirías eso, ¿no?

No. Pero es que si me quedara embarazada antes de decírselo yo creo que me tiro por las escaleras.

Hala. Pero…

¿Tú eres anti-aborto?

No, pero es que así te haces daño tú. Te puedes partir la cabeza o algo.

Dos pájaros de un tiro. Primero ya no tengo que ir a entrenar y segundo se muere el bebé.

Bueno, que no es un bebé.

Después…

Pues me han quitado todo. Ni redes sociales, ni móvil, ni el correo…
Les puedes denunciar por violación de tu intimidad.

Qué va… porque no tengo todavía 16 años.


Una madre y su hijo en la silla.

totalmente ininteligile
No, espera. Mejor te voy a dar una cosa.

Saca un tupper y lo abre.

Uvaaa!!
Sí… a ver… toma.

Cada poco rato…

Uvaaa!
A ver, toma esta…

Ayer, volviendo del trabajo…

…no tengo un diálogo. Simplemente hablé un rato con el conductor. Ya nos conocemos de vernos tantos días desde hace años y hacía un par de semanas o así que no coincidíamos. Que está bien, que tenemos que aguantar y seguir adelante. Que nos cuidemos. Es uno de los conductores más simpáticos de la línea, se conoce a muchos de los habituales y siempre tiene una sonrisa. Estos días no habla con mucha gente porque somos pocos los que seguimos teniendo que ir en el autobús y algunos hemos cambiado de horas.

Sí, hay que seguir adelante.